El COVID-19 afecta de distintas maneras en función de cada persona. La mayoría de las personas que se contagian presentan síntomas de de intensidad leve o moderada, y se recuperan sin necesidad de hospitalización.

Los síntomas más habituales son los siguientes:

  • Fiebre.
  • Tos seca.
  • Cansancio.

Otros síntomas menos comunes son los siguientes:

  • Molestias y dolores.
  • Dolor de garganta.
  • Diarrea.
  • Conjuntivitis.
  • Dolor de cabeza.
  • Pérdida del sentido del olfato o del gusto.
  • Erupciones cutáneas o pérdida del color en los dedos de las manos o de los pies

Los síntomas graves son los siguientes:

  • Dificultad para respirar o sensación de falta de aire.
  • Dolor o presión en el pecho.
  • Incapacidad para hablar o moverse.

Si presentas síntomas graves, busca atención médica inmediata. Sin embargo, siempre debes llamar a tu doctor o centro de atención sanitaria antes de presentarte en el lugar en cuestión.

Lo recomendable es que las personas que sufran síntomas leves y tengan un buen estado de salud general se confinen en casa.

De media, las personas que se contagian empiezan a presentar síntomas en un plazo de 5 a 6 días desde que se infectan, pero pueden tardar hasta 14.

Más información de primera consulta de la Organización Mundial de la Salud: Preguntas y respuestas del COVID-19